La vital importancia de un diagnóstico precoz para el tratamiento del sarcoma

Los sarcomas de tejidos blandos constituyen un grupo de tumores malignos que se forman cuando las células anormales crecen sin control en los “tejidos blandos”.1 Pueden darse en cualquier parte del cuerpo, aunque crecen más comúnmente en brazos y piernas (50%), seguidos de tronco y abdomen (40%) y en cabeza y cuello (10%).1
Al poder darse en cualquier parte del cuerpo, como músculos, tendones, grasa, vasos sanguíneos, nervios y revestimientos de las articulaciones, su diagnóstico es difícil y complicado.1 Además, en numerosas ocasiones, apenas presentan síntomas hasta que el tumor ha alcanzado un gran tamaño, lo que complica mucho poder aplicar un tratamiento eficaz.2
Además, su baja frecuencia de aparición (“incidencia”) hace que el sarcoma de tejidos blandos sea considerado como un tumor “raro” y poco común, lo que tampoco ayuda a la identificación de la enfermedad.1 En Europa tan solo se diagnostican aproximadamente 5 casos por cada 100.000 personas (de ahí que la iniciativa reciba el nombre de #1deCada20mil).3 A causa de su rareza, las numerosas zonas del cuerpo en las que puede aparecer y la posible falta de síntomas claros, identificar el sarcoma de tejidos blandos puede llegar a ser difícil. Por tanto, es muy recomendable que el diagnóstico y tratamiento de estos tumores se lleve a cabo en centros de referencia con experiencia en este tipo de cáncer. Además, el tratamiento del sarcoma de tejidos blandos a menudo requiere que se combine más de un tipo de tratamiento (por ejemplo, cirugía y radioterapia, o cirugía y quimioterapia). En los centros de referencia con experiencia en sarcoma, la participación de patólogos, radiólogos, cirujanos, traumatólogos, oncólogos médicos, radiólogos y oncólogos radioterapeutas, hace que el diagnóstico sea más precoz y se pueda dar comienzo a un tratamiento cuanto antes.1,2
Pero, ¿cómo se diagnostica el sarcoma de tejidos blandos?
Los sarcomas a menudo no causan síntomas durante mucho tiempo, hasta que se hacen muy grandes y presionan un órgano, un nervio o un músculo. Los síntomas dependen de la parte del cuerpo que se vea afectada. Como circunstancia principal, puede sospecharse la presencia de sarcomas cuando aparece un bulto en una pierna, un brazo o en el tronco. También pueden encontrarse durante una investigación de otros síntomas o durante una operación de rutina.1,2
Su diagnóstico se basa en exámenes como el historial médico y exámenes clínicos, donde el médico empezará con la elaboración del historial médico completo del paciente, preguntándole cuándo empezaron los síntomas y cómo han cambiado con el paso del tiempo. Después, comprobará la existencia de factores de riesgo y llevará a cabo un examen físico exhaustivo, incluyendo la zona en la que está el bulto y/o el dolor.1,2
Cuando el sarcoma está en una parte del brazo o de la pierna, el síntoma más común es una inflamación incómoda. Si el sarcoma está en el tronco del cuerpo, los síntomas dependerán del órgano que esté afectado. Si está en el pulmón puede causar disnea y tos; si está en el abdomen podría causar dolor abdominal, vómitos y estreñimiento, etc.1
Otras pruebas diagnósticas incluyen análisis de sangre y el examen radiológico, donde mediante imágenes se puede ver el interior del cuerpo para determinar la presencia de un crecimiento tumoral y establecer la presencia o ausencia de metástasis en otros órganos. Los estudios radiológicos incluyen la radiografía de tórax, la ecografía, el TAC o la resonancia magnética, entre otras.1,2
Por último, mediante un examen histopatológico, realizado a partir de una muestra del tumor llamada biopsia, se puede determinar si el cáncer es un sarcoma, el tipo de sarcoma concreto que es y el grado de malignidad (agresividad) de éste.1,2
Referencias:
1. Serie de Guías para Pacientes ESMO/FCC basada en las Directrices de Práctica Clínica de la ESMO. Sarcomas de tejido blando: guía para los pacientes. Fundación Contra el Cáncer-ESMO, v.2016.1. [consultado 13 de julio de 2017]. Disponible en:
https://www.esmo.org/content/download/75510/1380046/file/ESMO-ACF-Sarcomas-de-Tejido-Blando-Guia-Para-Pacientes.pdf
2. García del Muro J. Sarcomas – Partes blandas. SEOM – Sociedad Española de Oncología Médica. 2015. [consultado 13 de julio de 2017]. Disponible en:
http://www.seom.org/es/informacion-sobre-el-cancer/info-tipos-cancer/sarcomas/sarcomas-partes-blandas
3. Stiller CA, Trama A, Serraino D, et al; RARECARE Working Group. Descriptive epidemiology of sarcomas in Europe: report from the RARECARE project. Eur J Cancer. 2013;49:684-95.

Política de cookies

Para mejorar la calidad de nuestros servicios, brindarle una grata experiencia y analizar sus hábitos de navegación como usuario, le informamos de que utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúa navegando por www.1deCada20mil.com consideraremos que acepta el uso de las cookies.
Si desea obtener más información, puede acceder a nuestra política de cookies pinchando aquí.
¡Entendido!