La vital importancia de un diagnóstico precoz para el tratamiento del sarcoma

Ya compartimos la importancia de un diagnóstico precoz del sarcoma de tejidos blandos y su dificultad, dado que éstos pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo y causar síntomas diversos.1,2 Por ello, los pacientes con síntomas pueden pasar por varias especialidades médicas antes de dar con el diagnóstico final: médicos de atención primaria, ginecólogos, traumatólogos, dermatólogos, cirujanos y otros, que en algunos casos no han tenido experiencias previas con este tipo de cáncer.
Y es que, por su rareza y baja incidencia, la mayoría de estos médicos nunca se han enfrentado a un caso de sarcoma y puede ser difícil dar con el diagnóstico o sospecharlo para poder decidir a qué especialista deben derivarse aquellos pacientes que pudiesen padecerlo. Esto puede dar lugar a un retraso en el diagnóstico o a la aplicación de un tratamiento que no sea óptimo, con consecuencias para el paciente que ve cómo sus opciones de recibir un tratamiento eficaz disminuyen al retrasarse el diagnóstico. Además, no todos los oncólogos han recibido formación extensiva especialmente orientada sobre cómo diagnosticar o tratar los sarcomas de tejidos blandos.
Esto pone de manifiesto la necesidad de impulsar programas de formación de calidad especializados en sarcomas y dirigidos a todos los profesionales sanitarios que puedan ayudar en el diagnóstico precoz para así avanzar hacia una visión (y futuro abordaje) multidisciplinar de la enfermedad.
De esta forma, lograremos un mayor apoyo a los pacientes con sarcoma por parte de todas las especialidades de profesionales sanitarios (anatomopatólogos, radiólogos, cirujanos, oncólogos médicos, oncólogos radioterápicos, enfermeros, psicooncólogos, expertos en cuidados paliativos y especialistas en rehabilitación), algo fundamental para asegurar que todas sus necesidades se satisfacen antes, durante y después del tratamiento del sarcoma de tejidos blandos.
Para que todo esto sea posible, es necesario poner en marcha diferentes medidas todas ellas encaminadas a lograr este objetivo:
  • Establecer directrices nacionales para el tratamiento de los sarcomas en pacientes adultos y niños.
  • Facilitar el tratamiento de todos los pacientes con sarcoma por un equipo multidisciplinar específico conforme a un itinerario de atención claro.
  • Una definición clara de qué tipos de especialistas deben componer los equipos multidisciplinares.
  • Asignar a cada paciente un especialista médico de referencia específico y un plan de cuidados personalizado para ayudarle a manejar su enfermedad.
Referencias:
Serie de Guías para Pacientes ESMO/FCC basada en las Directrices de Práctica Clínica de la ESMO. Sarcomas de tejido blando: guía para los pacientes. Fundación Contra el Cáncer-ESMO, v.2016.1. [consultado 13 de julio de 2017]. Disponible en:
https://www.esmo.org/content/download/75510/1380046/file/ESMO-ACF-Sarcomas-de-Tejido-Blando-Guia-Para-Pacientes.pdf
2. García del Muro J. Sarcomas – Partes blandas. SEOM – Sociedad Española de Oncología Médica. 2015. [consultado 13 de julio de 2017]. Disponible en:
http://www.seom.org/es/informacion-sobre-el-cancer/info-tipos-cancer/sarcomas/sarcomas-partes-blandas

Política de cookies

Para mejorar la calidad de nuestros servicios, brindarle una grata experiencia y analizar sus hábitos de navegación como usuario, le informamos de que utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúa navegando por www.1deCada20mil.com consideraremos que acepta el uso de las cookies.
Si desea obtener más información, puede acceder a nuestra política de cookies pinchando aquí.
¡Entendido!